Escrito por el lunes 9 julio 2012

Es un placer ver a la gente aprovechar este lugar, mientras se disfrutan a sí mismos

Es un lujo, que no está exento de complejidades, el ser un cuidador de este rincón hijo del río, al regazo de bosques y montañas y a espaldas de un club social con más de un siglo de antigüedad, el pueblo de El Colmenar que, entre otras, estos días andan descorchando a los nobles alcornoques, un espectáculo que podría estar sucediendo hace unos 200 años o más; si no fuera por el timbre del móvil que de repente suena compitiendo con chicharras y comentarios desenfadados de hombres de campo y algún sorprendente rebuzno de esos, que ni de aquí ni de allá, hermano, aunque solo sea por lo de cabezotas digo hermano mulo. Mira esos árboles color anaranjado, ahora desnudos parecen de otro planeta, mira esos buitres dando vueltas y vueltas, menos mal que no les gusta la carne viviente.. Mira esos ciervos deambulando, casi siempre emplean un instante en mirarnos antes de huir, saben que no somos muy de fiar..

Los cuidadores de este lugar llamado AhORA sienten un especie de placer que a veces roza lo impersonal al ver a los visitantes disfrutar de este lugar, bien cuando vienen del baño del río  alejándose del calor, o cuando en la calidez del comedor degustan y sacian con renovadas ganas de comer, o después de una terapia  bien hecha, cuando se quedan sin palabras, pero cuanto más cuando se disfrutan y reencuentran a sí mismos.

Palabras relacionadas:
No hay comentarios para la noticia “Es un placer ver a la gente aprovechar este lugar, mientras se disfrutan a sí mismos”
Deja tu comentario

(requerido)

(requerido)